10 mayo 2020

Al menos seis rubros vuelven a trabajar desde mañana según los niveles de riesgo

La construcción, minería, trabajadoras del hogar, el sector agropecuario, industrias y manufacturas y venta de alimentos por entrega retoman paulatinamente las actividades desde mañana, luego de un mes y medio de cuarentena por coronavirus. El ministro de Trabajo, Óscar Mercado, señaló que se tienen disposiciones ministeriales para reglamentar la forma de retomar estas actividades según el nivel de riesgo de los municipios en todo el país. Aquellos donde se mantiene la cuarentena estricta deberán esperar y los otros acatar las disposición de acuerdo a los riesgos que se determinaron.

"Debido a la cuarentena dinámica se van a reactivar algunos niveles de actividad económica, dependiendo el nivel de riesgo de cada municipio. Para ello se tienen dos resoluciones de reglamentación. Una es multiministerial que establece la forma en la que la construcción va a ir volviendo a la actividad de manera paulatina. Y la otra es para otras actividades", señaló Mercado.

Un ejemplo de ello es el transporte de personal. En los municipios de alto riesgo deben ser las empresas que dispongan de vehículos para trasladar a los trabajadores. En los casos de riesgo medio se habilitan la bicicleta y la moto para la transitabilidad, pero sin pasajero, sólo el conductor, indicó Mercado.

El resto de las especificaciones por rubro y según el riesgo del municipio se pueden encontrar en las dos disposiciones ministeriales que se hallan en la página web del Ministerio de Trabajo: https://www.mintrabajo.gob.bo/index.php/comunicacion/27-destacados/1295-reglamento-para-sector-de-construcci%C3%B3n-y-resoluci%C3%B3n-multiministerial-01-20.html.

Asimismo, el Ministro hizo énfasis en que aún no se puede hablar de un retorno a la normalidad de actividades.

"No hay una normalidad plena. Las restricciones que tenemos hasta hoy se mantienen. Más aún en Cochabamba donde tenemos 12 municipios con riesgo alto", precisó la autoridad.

La semana pasada, la Región Metropolitana Kanata de Cochabamba determinó que los siete municipios que la conforman se mantengan en cuarentena total hasta el 31 de mayo. De igual modo ocurre en Santa Cruz, La Paz y Trinidad donde los municipios capital son de alto riesgo.

Luego de un mes y medio de cuarentena total, Bolivia entra en una fase de cuarentena dinámica, según la categorización de los municipios y los riesgos que existen de contagio de coronavirus. La enfermedad se encuentra presente en el país y es importante que la gente use barbijo siempre que va a salir, mantenga distancia social de más de un metro y el constante lavado de manos y el uso de alcohol en gel. En caso de presentar síntomas de fiebre, tos o dificultades para respirar, pueden llamar a las líneas: 800-10-1104, 800-10-1106 y 168.

08 mayo 2020

Constructores piden solidaridad a Impuestos y banca ante crisis del Covid-19

Recuerdan a las entidades financieras que su crecimiento no genera más empleos y piden el pago de todos las deudas del Estado hacia ese sector, entre otros cinco puntos.

La Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) expresó su preocupación por la situación económica del país como consecuencia del Covid-19 y sus representantes manifestaron que la reactivación económica debe darse con el aporte y sacrificio de todos los actores de modo solidario y equitativo, en referencia al Servicio de Impuestos Nacionales y sector financiero, como actores principales para este fin.

Por medio de un comunicado, Caboco expresó que, en los últimos 15 años, “el sector financiero se ha fortalecido desplazando a todos los sectores primarios, incluido el de la construcción, que sustenta el desarrollo económico y social del país. Este sector tiene una alta incidencia en el crecimiento del PIB, con un 25,23%, con una cartera de préstamos que ha crecido en 107.257 millones de bolivianos, logrando un incremento de 128% en sus utilidades”, señala el texto.

Por otro lado, señalan que el índice de mora muestra también la solidez de este sector porque ha descendido de 10,1% el año 2005 a 2,3% el año 2019, a pesar de los conflictos sociales. En las últimas disposiciones gubernamentales, este sector se ha visto favorecido porque el pago de interés más capital solo fue diferido y no condonado.

Caboco afirma en su nota que, sin embargo, este crecimiento del sector financiero implica ciertos riesgos; es decir, si el crecimiento se focaliza en sectores que no tienen mayor efecto multiplicador en el empleo, el aumento del PIB no se traduce tanto como sería deseable en la distribución de recursos y ampliación de oportunidades para los bolivianos, sino todo lo contrario.

Para los constructores, la ampliación de la cuarentena que va por el día 54, agudiza la crisis del sector por los efectos sobre todas las actividades económicas formales que suman y siguen, puesto que se continúan pagando los costos fijos, servicios, salarios, impuestos y servicios financieros, lo que obligará a las empresas a recortar personal, o inclusive al cierre definitivo.

Respecto a los impuestos a los servicios financieros, señalan que no pueden permanecer ajenos a la situación. “No se puede pretender cobrar impuestos nacionales y municipales sin variación alguna, en una situación excepcional como la actual”, manifiestan los directivos de Caboco, que recomiendan seis medidas:

1. Piden el pago de planillas adeudadas al sector constructor en todos los niveles del Estado.

2. Permitir la sustitución de garantías y la dación en pago -evaluada y no ventajosa- con procedimientos ágiles y que interrumpan las acciones de cobranza judicial por parte de la Entidad de Intermediación Financiera.

3. Ampliar el alcance del Artículo 82 de la Ley 393 de Servicios Financieros, para que el límite de la cobranza judicial por parte de las Entidades de Intermediación Financiera, sea el valor producto del remate judicial del bien hipotecado, con cuyo producto la Entidad Financiera pueda dar por extinguida la acreencia, aun cuando el monto recuperado fuera menor a la liquidación del crédito, siendo improcedente y nula cualquier afectación patrimonial adicional al prestatario. Cabe notar que este aspecto rige actualmente para los créditos de vivienda de interés social.

4. Posibilitar la modificación de los contratos de préstamo con tasas de interés preferentes para el sector de la construcción, que se equiparen a las que rigen para los créditos de vivienda de interés social.

5. Suspender temporalmente todas las medidas de cobro coactivo por parte del Servicio de Impuestos Nacionales, debido a la situación actual de los flujos de efectivo de las Empresas del Sector de la Construcción.

6. Actualizar el procedimiento establecido por el Servicio de Impuestos Nacionales mediante Resolución Normativa de Director.


05 enero 2020

24 diciembre 2019

25 noviembre 2019

04 noviembre 2019

Video Seguro para trabajadores constructores

30 junio 2019

Sector de la construcción registra su menor crecimiento en 13 años

En 2018 el Producto Bruto Interno del sector cerró en 3,54%, según el INE. En 2007 se dio el mayor crecimiento con un 14,35%. Para analistas es efecto de la desaceleración

Por primera vez, en 13 años (2006-2018), el desempeño del sector de la construcción registró su menor crecimiento cerrando la gestión pasada en un 3,54%.

A este dato, se debe agregar que desde 2006 la construcción, termómetro para medir el crecimiento del país, siempre fue superior al Producto Interno Bruto (PIB), algo que no ocurrió el año pasado, pues según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Producto Interno Bruto de la Construcción (IPBC) fue un 0,68% menor al PIB que fue de un 4,22%.

A manera de ilustración en 2006 el PIB fue de un 4,8% y el de la construcción llegó a un 8,25%, mientras que en 2007 el PIBC creció a un 14,35% y el PIB nacional fue un 4,56%. En plena crisis, el crecimiento de Bolivia en 2015 fue un 4,86% y el de la construcción el 5,36%. En 2017 el PIBC se acercó con un 4,99% a la expansión nacional que cerró en un 4,20%, para finalmente en 2018 la actividad del sector cayó a un 3,54% y fue menor que el PIB que alcanzó el 4,22%.



Sobre el tema, Rolando Schrupp, expresidente de Cadecocruz, considera que el ‘mercado empírico inmobiliario’ ha cumplido su ciclo actual. Entre los factores que influyeron, según su criterio, en la situación del sector constructor están la finalización de la década de oro del país, el déficit estatal, la inflación verdadera, la sobreburocratización del país, la inestabilidad y la manipulación democrática.

A su vez, Agustín Jiménez, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, sostuvo que sin dudas que la construcción es un sector multiplicador de puestos de trabajo y generador de ingresos, pero que la actual situación no es más que un reflejo de la desaceleración económica del país, en donde el Gobierno está cambiando sus inversiones en sectores de primera necesidad (en los hidrocarburos y el agro), mientras que el sector privado no tiene la capacidad de captar mayores inversiones.

“Desde el Ministerio de Economía explicaron que la estabilidad en el crecimiento y dinamismo que registra el sector construcción en estos últimos años –cuyo promedio de crecimiento (8,14%) supera ampliamente al promedio de 1993-2005 (1,79%)– obedece principalmente a la estabilidad macroeconómica que compuso el Gobierno, y a los importantes niveles de inversión pública –orientados especialmente a infraestructura.

Visiones diferentes

El martes, Luis Arce, ministro de Economía y Finanzas, sostuvo que el sector de la construcción del país tiene una ‘elevadísima’ tasa de ganancia, a pesar de que las empresas nacionales todavía no logran adjudicarse proyectos de gran envergadura por su pequeño tamaño.

A lo que desde la Cámara Boliviana de la Construcción constestaron que si el sector tuviera esas elevadas ganancias, en estos seis años no se habrían cerrado en Bolivia 2.293 empresas constructoras. “Tomando en cuenta que la base empresarial a 2018 fue de 12.757 empresas, en solo seis años se ha cerrado el 18% de las firmas del sector”, precisaron.