08 octubre 2018

Gastón Serrano Presidente de CADECO "Muchas empresas migraron para buscarse la vida en otros departamentos"



El rubro de la construcción es en uno de los principales motores del desarrollo local. Pese a sus altibajos, la ejecución de obras públicas y privadas puede considerarse un verdadero termómetro del comportamiento de una economía y muestra cuán dinámica o deprimida puede estar un determinado país o región a partir de la ocupación de mano de obra y el efecto multiplicador que este sector tiene sobre una sociedad.

En Chuquisaca, como en el interior del país, la construcción alcanzó un pico de crecimiento entre los años 2013 y 2014, cuando el aporte al Producto Interno Bruto (PIB) nacional se situó en un histórico 44%. El declive reciente de la economía hizo que estas cifras se situaran en los siguientes años en la media del PIB, alrededor del 4.5%, y si bien no se puede considerar una crisis, los constructores están conscientes de que viven un momento de desaceleración.

Gastón Serrano es un joven constructor y empresario (35) que desde hace alrededor de una década se desenvuelve en una de las empresas más tradicionales en Chuquisaca (EOI), creada en 1983. Desde la Presidencia de la Cámara de la Construcción (CADECO), puede valorar mejor la situación del rubro y también expresar sus críticas hacia las políticas locales y nacionales que –asegura– no están contribuyendo al fortalecimiento del sector y menos acompañan el crecimiento de la economía. El ejecutivo de CADECO también advierte sobre prácticas desleales por parte del sector público, las que están perjudicando la actividad privada en el rubro de la construcción.

CAPITALES.- ¿Cómo ve al sector de la construcción en este momento, cuando se habla de una disminución del dinamismo en sus actividades?

Gastón Serrano (GS).- La construcción es una de las medidas más visibles del desarrollo en todos los niveles, por todo lo que implica: genera empleo, movimiento económico y también por el impacto de los productos terminados, las obras. Siempre ha sido uno de los principales motores de una economía.

Países que están en busca de su desarrollo o desarrollados le ponen especial énfasis a dotar infraestructura básica a sus sociedades, como caminos, hospitales, centros educativos, todo en base a la construcción. Esto genera empleos.

Nosotros tuvimos, durante este período de gobierno de 13 años, subidas y bajadas en cuanto a la construcción; alcanzamos un pico elevado en 2013 y 2014 y luego se presentó una desaceleración. Nuestro aporte al PIB fue en un momento del 44%; luego fue descendiendo y el año pasado nos acercamos a la media, entre un 4.5%, que es el que todos conocemos por el tema del segundo aguinaldo.

Actualmente los constructores aportamos al PIB por encima de la media, hasta el 5%, pero es necesario hacer un análisis separado. Tenemos bastantes empresas extranjeras que son las que manejan las megaobras en el país. El aporte discriminado de las empresas nacionales y las extranjeras es un dato que no se tiene actualmente, pero si tomamos como parámetro la inversión pública extranjera, es decir los créditos, versus la inversión pública interna, lo que gasta el TGN, estamos en el orden de los 7.000 millones con recursos propios contra 5.000 con recursos extranjeros.

Muchos recursos del exterior siempre vienen “casados” con los créditos y la fuente de financiamiento, como el caso de las empresas chinas que trabajan en el país.

C.- ¿Dónde se sitúa Chuquisaca en el contexto nacional de la construcción?

GS.- El tema de Chuquisaca es preocupante, tomando como punto de partida lo que representábamos para el Estado hace 15 años, cuando en porcentaje de recursos teníamos un 10%; ahora estamos con un 4.5% del Estado, es decir que por cada 100 bolivianos de la inversión pública nos dan 4.

Me llama la atención cómo nuestra Brigada parlamentaria no hace gestión, porque nuestra asignación presupuestaria está decreciendo; la construcción en Chuquisaca se ha visto frenada pero nosotros sufrimos, como Tarija, índices negativos; aunque ahora con un ligero repunte pero más allá de los números se ve reflejado en las obras.

Lo privado también se ha visto frenado, los edificios que antes se veían ahora ya no se ven, muchas obras se paralizaron. Se frenaron las inversiones y la actividad en este rubro se encuentra muy disminuida.

C.- ¿Cómo está la Cámara en cuanto a su organización interna?

GS.- Llevo dos gestiones en el directorio, una como presidente. Siempre tenemos nuevas empresas registradas, entre cinco y siete empresas nuevas cada año; hay crecimiento (pero) no en la misma proporción que el registro de Fundempresa, porque existen requisitos para la adjudicación de obras medianas. Con obras de más de 8 millones de bolivianos se afilian a la Cámara pero en otros montos menores no.

El momento del boom de la construcción tuvimos un crecimiento mayor por las obras. Ahora es común ver obras de más de 8 millones de bolivianos.

La Cámara, como institución, pese a la dificultad por la que atravesamos, se mantuvo fuerte, aunque muchas de sus empresas tuvieron que migrar a otros departamentos porque aquí, definitivamente, no hay trabajo, y más aún con la Alcaldía, que decidió ejecutar sus obras con Concretec. Eso hizo que muchas empresas hayan migrado para buscarse la vida en otros departamentos.

La Gobernación también está un poco paralizada, sin obras. Somos más de 100 empresas registradas en la Cámara, pero son miles registradas en Fundempresa, aunque muchas se cierran porque no eran propiamente del sector. Hay un decrecimiento, si vemos esos registros.

C.- Un aspecto que usted menciona es la competencia desleal del sector público cuando este contrata a sus propias empresas. ¿Se hizo alguna representación sobre este tema?

GS.- El reclamo fue constante, incluso ahora nos mantenemos en que Concretec no es una empresa constructora (sino que) es una proveedora de servicios, que es algo diferente. Lo que sabe hacer es proveer hormigón y sus derivados, eso es básicamente Concretec. No debiera ejecutarse obras a través de esta empresa, no nos parece correcto porque definitivamente subcontrata empresas constructoras.

Nosotros, como CADECO, no participamos de esos subcontratos porque se baja hasta el 25% en los precios y eso ya genera dudas. En la ejecución de una obra, cuando bajas mucho el precio, afectas la calidad o si no, quiere decir que hay algo chueco; eso nos llama la atención de las licitaciones. Por ejemplo en el FPS, empresas constructoras bajándose hasta un 25%, es casi insostenible.

Si te califican por precio, no te pueden exigir calidad y si te exigen calidad con precio bajo, es que algo raro está pasando. Yo creo que se debe investigar, es lo mismo que la investigación del lavado de dinero en la banca. No hay otra forma de justificar que se bajen tanto los porcentajes.

Tenemos, con Concretec, obras que duran mucho tiempo en su ejecución, o tramos mal ejecutados como en la Juana Azurduy de Padilla, donde demolieron lozas que estaban por encima de la basura; compactaron suelos por encima de basurales, prueba clara de que Concretec no es una empresa constructora.

C.- Como sector dinámico de la economía departamental, ¿qué es lo que espera de las instancias gubernamentales, tanto a nivel nacional como departamental y local?

GS.- Nosotros esperamos que las decisiones nacionales de nuestras autoridades cambien en beneficio de los actores principales de la economía. Para ello pedimos que se deje de contratar empresas extranjeras que lo único que hacen es venir con los maletines para llevarse la plata del Estado, sacrificando recursos que bien podrían reinvertirse en Bolivia. Esto no permite que nuestras empresas crezcan.

Es un llamado a nuestras principales autoridades a que ayuden a fortalecer el sector, hacer que se genere empleo y crecimiento para ayudar al bienestar de todos.



Nosotros esperamos que las decisiones nacionales de nuestras autoridades cambien en beneficio de los actores principales de la economía. Para ello pedimos que se deje de contratar empresas extranjeras que lo único que hacen es venir con los maletines para llevarse la plata del Estado…”

13 septiembre 2018

Cochabamba Autoridades demoran pagos a empresas

El presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Javier Bellot, reiteró su preocupación por el bajo nivel del crecimiento económico de esta región del país.

“Nos preocupa de sobremanera que a todo nivel nadie se esté preocupando por la economía (de Cochabamba), por ejemplo, la Alcaldía no paga las planillas pendientes que tiene con las empresas constructoras, en la Gobernación hay muy escasa inversión y de parte del Gobierno central no tenemos”, dijo.

Agregó que para dinamizar la economía de la región se necesita el compromiso de todos los actores con el fin de que la matriz productiva no sólo se base en la explotación de hidrocarburos, sino también en el impulso de otros rubros como la manufactura, minería, agroindustria, tecnología, turismo y servicios.

Pues resulta que “Cochabamba, hasta el año 2016, había tenido un índice de crecimiento de 5.54%, para el año 2017 cayó al 2,25% y para esta gestión no creemos que se supere el 2,8%, según un reporte de radio Fides.

12 septiembre 2018

Trabajadores de Sinohydro levantan la huelga



Los representantes de los trabajadores y ejecutivos de la Empresa Constructora Sinohydro (tramo Sillar) suscribieron ayer un acta de entendimiento y acordaron reanudar las actividades laborales paralizadas desde el viernes 7, informó el Ministerio de Trabajo.

En la reunión, que se llevó a cabo en la Oficina Regional del Ministerio de Trabajo en Cochabamba, participaron dirigentes de la Confederación Sindical de Trabajadores en Construcción de Bolivia, personal de la Administradora Boliviana de Caminos (ABC); el alcalde de Villa Tunari, Asterio Romero, y el gerente general de Sinohydro, Xo Bo, entre otros.

Después de rubricar el acuerdo, las partes se comprometieron a no asumir represalias por la paralización de las actividades.

25 agosto 2018

Constructores en crisis por falta de pago de planillas

La Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) solicitó audiencia con el presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales Ayma, para darle a conocer la difícil situación económica que atraviesa el sector, como consecuencia de la falta de pago de planillas de avance de obras correspondiente a servicios prestados al Gobierno Central, departamental y municipal.

El ente, que representa a las Cámaras Departamentales de todo el país, se mantiene en Estado de Emergencia por la excesiva mora en el pago de planillas, lo que repercute en las empresas constructoras, quienes no cuentan con la posibilidad de continuar con la ejecución de las obras, por la iliquidez generada tras meses de retraso.

Se suma la demora en la devolución de las garantías de cumplimiento de contrato, ya que existen empresas que ya cumplieron a cabalidad su contrato, empero aún no fueron pagadas. En casos extremos la mora llegó a extenderse hasta 2 años, lo que implica una carga financiera que debe sopesar el empresario constructor.

Esas causas ponen contra la pared a las empresas que apuestan por Bolivia y su desarrollo; dificulta el cumplimiento de las obligaciones contraídas con los trabajadores, aportes a las AFP´s, acreedores, Impuestos Nacionales, entidades financieras y más aún, hacen inviable el cumplimiento de medidas sociales anunciadas por el Gobierno, como el pago del segundo aguinaldo, señalan.

El segundo aguinaldo anunciado intempestivamente representa un gasto que no estuvo previsto ni inserto en el presupuesto formulado y ofertado para la adjudicación de obras, cuyos plazos de ejecución superan el año.

POLÍTICAS PÚBLICAS

“A la fecha, no existe un Modelo de Política Pública que permita a las empresas bolivianas participar como ejecutoras en medianos y grandes proyectos para el país, por las inalcanzables exigencias: traducidas en elevados años de experiencia y montos de garantía requeridos. Motivo por el cual, las empresas bolivianas se ven limitadas a trabajar como subcontratistas sometidas a las condiciones que pongan las empresas titulares, en su mayoría extranjeras”, lamentan.

“PERDONAZO”

TRIBUTIARIO

La Caboco y sus Cámaras Departamentales, sienten que la posibilidad de acogerse al “perdonazo”, determinado por el Gobierno, no se ajusta a la realidad del sector de la construcción, ya que si se tiene una deuda tributaria es generada justamente porque no se respetan los plazos de pagos asumidos en los contratos administrativos de adhesión.

A pesar de que los contratos son firmados con los diferentes gobiernos, estos no se cumplen al pie de la letra, lo cual conlleva además del incumplimiento de pago de obligaciones tributarias, el retraso de pago a toda la cadena productiva del sector, que se inicia desde el proveedor, el trabajador, y los diferentes servicios requeridos para cualquier tipo de obra.

La Caboco exhorta al Gobierno Nacional a poner en práctica el lema: “Queremos socios y no patrones” de otro modo, la situación actual avizora generación de desempleo y cierre paulatino de empresas, concluye el pronunciamiento del ente matriz de los constructores.

03 abril 2018

30 marzo 2018

04 marzo 2018

Pro – Teja, nuevo producto ideal para construcciones

Sus cualidades de calidad, seguridad y resistencia hacen de Pro-Teja un producto ideal para el techado de edificios y construcciones en general y que se presenta en una diversidad de formas y colores que le otorgan, además, distinción, calidad y seguridad a las construcciones.

Consta de tres placas (tricapa) que generan una importante aislación térmica, además de acústica y eléctrica. Este nuevo producto en el mercado es altamente resistente a las precipitaciones de nieve y granizo. Algo que llamó la atención de los clientes es que el producto, además de contar con protección ultravioleta, puede soportar presiones de hasta 520 kilogramos por centímetro cuadrado. Tiene una vida útil 30 años y garantía de 10.

TECNOLOGÍA

La tecnología de la firma Plaxburg S.R.L. hizo posible que en las placas no se forme moho ni se oxiden. Con fino acabado, de fácil manipulación y transporte, es también antillamas (ignifugo) y se presenta con tres perfiles: Ondulado, Residencial, Industrial.

El producto fue puesto por primera vez en exposición durante Feicobol 2017 –recordó Óscar Villarroel, ejecutivo de Cuentas de la firma–. El día de la inauguración ferial, simultáneamente, la moderna edificación de la empresa Bunker Grill, cuya forma de iglú domina la avenida Juan de la Rocha y Medinaceli en Cochabamba, abrió sus puertas con estructuras arquitectónicas sustentadas en la versatilidad y belleza de Pro –Teja.

ALMACENAMIENTO

Plaxburg S.R.L. establecida en 1994 es una empresa líder en la fabricación de productos plásticos, elaborados con materia prima importada de alta calidad y 100% virgen.

TANK-BURG es la marca de uno de los mayores éxitos empresariales de la firma. Es un tanque para el almacenamiento agua, producido con materia prima certificada por el Departamento de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos FDA (Food and Drug Administration por sus siglas en inglés), lo que prueba la inocuidad alimentaria del producto garantizando la salud de los clientes y usuarios.

En las inundaciones que se han presentado recientemente en el país, varios ministerios, gobernaciones y alcaldías recurrieron al TANK-BURG por la capacidad de respuesta inmediata en todo el territorio de la empresa fabricante ante los siniestros ocurridos por el cambio climático.

De igual manera, frente a la presencia de prolongada sequía, como ocurrió en fines de 2016, la empresa ha estado preparada para asistir los requerimientos de EPSAS, ministerios de Salud, Medio Ambiente y Agua y Defensa, Desarrollo Productivo y Rural y de Tierras, informó la firma.

DISTRIBUIDORES

Av. Montes No. 614 Tel/fax: 2-2915915

Calle Alto de la Alianza No. 664, Tel fax.: 2-2287080

Av. 6 de Marzo No. 680 entre calles 8 y 9, Tel.: 2-2820523

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

El producto Tank – Burg tiene posición dominante en el mercado nacional. Cuenta con protección ultravioleta (color negro) en su parte externa para evitar la entrada de luz. El interior del dispositivo es azul, el material liso y antiadherente para evitar la proliferación de algas y hongos.

Los tanques Tank-Burg han sido calificados por miles de clientes como, “un producto número uno en el territorio nacional por su calidad y garantía real”. Tiene, asimismo, una vida útil de 30 años y garantía de 10, porque acreditó certificaciones ISO 9001 e ISO 14.001, relativas a los procesos de calidad rigurosamente observados en su fabricación y la protección del medioambiente. “Por ello nuestra producción puede ser tipificada de verde porque preserva el medio ambiente”, señaló el reporte.

ARTURITO

Otra línea de producción se denomina “Arturito” que elabora receptáculos de polietileno de alta calidad. Estos dispositivos sirven para la selección de residuos, son prácticos, lavables, duraderos, y no se oxidan. Se producen en capacidades de 50 hasta 2.600 litros en ocho colores de acuerdo con la codificación internacional.

Además de las líneas TANK-BURG, Pro –Teja y Arturito, también se entregan al mercado envases por encargo de las principales industrias del país como YPFB, IASA, SIKA y otras.